La sumisión en la renovación

6

La renovación es volver una cosa a su primer estado, o a su estado original. Sin embargo, cuando se habla de este tema, hay un aspecto importante a tratar y es la sumisión. Como creyentes, a la luz de la biblia, podemos observarla desde dos aspectos.

El primero es someterse a Dios. (Santiago 4:7)

El segundo, someterse al prójimo, para participar de la glorificación hasta alcanzar una vida transformada, donde nos convirtamos en UNO. (Efesios 5:21.)

La sumisión en su concepto básico es un acto por el cual alguien se somete a otra jurisdicción, renunciando o perdiendo su domicilio y privilegios o poder.

En todo acto de sumisión perdemos algo para ganar una condición o algo mejor.

Ahora, el concepto de sumisión en el idioma griego es: Hupotasso. Esta palabra se compone de la siguiente manera:

 HUPO: Ponerse bajo obediencia a, obedecer, subordinarse.

TASSO: Ponerse en orden, estructurar de manera ordenada.

En conclusión, la sumisión consiste en obedecer o subordinarse a algo o a alguien renunciando a aquello que consideró valioso para sí mismo en el mundo, con el objeto de entrar a una vida ordenada en y para Cristo.

#RenovaciónTotal